Traslado de la Escuela de Peritos y obras de reforma y ampliación (curso 75-76)

En 1974, Manuel Rivera Pozuelo, Director de la Escuela de Maestría Industrial, y Manuel de la Paz Gutiérrez, Director de la Escuela de Peritos y coordinador de ambas Escuelas que aún compartían edificio, proponen el traslado de la Escuela de Peritos a una nueva sede y la adquisición de la otra parte del edificio, que aún pertenecía a la Diputación, para ampliar la Escuela de Maestría a la que estaban adscritos, por aquel entonces, 27 centros con unos 2500 alumnos matriculados.

En enero del 76, la Escuela de Peritos se traslada a su actual sede de Menéndez Pidal y se inician las obras de reforma y ampliación del Centro para adaptarlo a las nuevas exigencias de la Formación Profesional. Las obras comienzan de inmediato y, durante su ejecución, las clases tienen que impartirse en dependencias de la Universidad Laboral, del Grupo Escolar "Colón" y del Centro "Oscus".

 

Obras en el edificio completo y adecentamiento de fachadas.(1985)

Aunque la Escuela experimentó una gran mejora con las obras de reforma y ampliación de 1976, las nuevas exigencias de la LODE, el aumento de especialidades y, por ende, de alumnos, hace que el Centro se quede pequeño, siendo preciso prolongar el horario de funcionamiento desde las 8 hasta las 21´30 horas.

La Escuela se queda cada vez más pequeña y las obras menores se suceden, pero éstas sólo sirven para parchear y salir momentáneamente del paso. La Dirección del Centro reclama, una y otra vez, a la Diputación el resto del edificio, que, por otra parte, presentaba un aspecto lastimoso y ruinoso, debido a los desperfectos existentes en techos y fachada.

Por fin, en julio de 1985, la Diputación cede, gratuitamente, a la Junta de Andalucía el edificio provincial denominado "Antiguo Gobierno Civil" para ampliación del ahora llamado Instituto Politécnico de Formación Profesional. El proyecto de obra, firmado por Clemente Lara de la Peña, sale a subasta con prontitud y se adjudican las obras a la empresa Agromán. El proyecto, con un presupuesto de 163´6 millones de pesetas, constaba de tres fases. Contemplaba la creación de 600 nuevos puestos escolares, la construcción de cafetería, salón de actos, gimnasio cubierto, pista polideportiva, instalación de calefacción, arreglos de tejados y cubiertas y la restauración de la fachada que presentaba un estado lamentable.

La terminación de la primera fase estaba prevista para comienzo de curso, pero no concluyen hasta principio del año siguiente. Unos meses después - abril de 1987 - se recepcionan las obras de la segunda fase. Es, entonces, cuando se tiran los viejos tabiques que separaban las dos partes del edificio: el ocupado por distintos organismos con entrada por Alfonso XIII y el ocupado por el Instituto Politécnico con entrada por Carbonell y Morand. Desde ahora el Instituto Politécnico ocupa todo el edificio, a excepción de lo ocupado por la emisora ¨EAJ 24¨. La mudanza a la parte nueva se hace en vacaciones de Semana Santa.

La tercera y última fase se inicia cuando la emisora se traslada. Entre otras cosas, el patio de la emisora se transforma en una pequeña pista deportiva. Esta última fase se adjudica a finales de verano, por lo que las clases de Educación Física tienen que impartirse en las instalaciones deportivas de la Fuensanta. También se plantan los ocho naranjos existentes en el segundo patio y se encarga el busto de Maimónides del primer patio a la Escuela de ¨Artes y Oficios¨. La recepción final de las obras se realiza a finales de junio de 1988 y, a partir, del mes de julio, la entrada habitual al Centro se hace por la puerta de Alfonso XIII.

Las obras de ampliación y reforma han finalizado. Desde ahora, salvo algunas obras menores de adaptación a las necesidades de funcionamiento, el edificio conservará la misma distribución y fisonomía que presenta en la actualidad.